Straight Up Tea te da la libertad de ser tu versión más auténtica.

Campaña

The realest tea for the realest people.

Comercial de TV

GUIÓN

Abre escena en una casa de té en la década de 1910. Todos adentro visten elegante y beben té caliente. Cuanto le ofrecen macaroons, una mujer dice no, casi ofendida. Un hombre come uvas con tenedor y cuchillo. Una mujer, Olivia Munn, viste igual de elegante, bebiendo una copa de agua. Es obvio que ella no quiere estar allí. Se ve irritada por ese estilo de vida. Su madre (una mujer vieja y pretenciosa), le dice cómo sentarse y cómo actuar.
Ryan Reynolds (o similar) entra. Está usando un traje de la década modernizado. Causa un impresión. Mira a todos y todos lo miran de regreso juzgándolo. Completo silencio.
“Straight Up” de Paula Abdoul (instrumental) comienza a sonar en el fondo rompiendo el silencio. Él comienza a bailar entrando a la casa de té. Hombres y mujeres pretenciosos rolan sus ojos y están irritados. Sacan sus smartphones ofendidos (revelando están situados en el presente), tomando fotos y video y quejándose al respecto en las redes sociales.
Ryan hace moonwalk, tap y salta sobre las mesas. Llega hasta donde está Olivia y extiende su mano hacia ella. Ella la toma y comienza a bailar con él soltándose el pelo y quitándose la falta revelando pantalones por debajo. La madre de Olivia está escandalizada.
Llegan hasta el fondo de la casa de té un mesero dice “su té señor” sosteniendo una bandeja de plata con dos botellas de Straight Up Tea. Los dos toman una botella y voltean a ver a la multitud observándolos. Le dan un sorbo al té sin darle importancia al resto y entran al lounge VIP de Ryan. Desde afuera podemos ver mesas llenas de comida, música, e invitados más cool antes de que las puertas se cierren detrás de ellos.
Close up a la bandeja de plata con las botellas de té.
Voiceover: “Straight Up Tea: Keep it real.”
Twitter Final

Ryan Reynolds se adueña del twitter de Straight Up Tea.

Comercial de Radio